domingo, 29 de septiembre de 2013

La leyenda de «La Encantá».

Contaré una [leyenda urbana] perteneciente a mi pueblo: La Coronada. Se cuenta que por el Cerro de la Caraveruela andaba una mujer cosiendo y un muchachillo que la vio extraña le robó las tijeras y escapó corriendo mientras ella le perseguía. Se le conocía como José Ramos. El hombre llegó corriendo a la iglesia del Prado y se agarró a los clavos de la puerta. La mujer dijo: «Da gracias a que te agarraste a un lugar sagrado, porque tú habrías ocupado mi lugar como encantado. Desde ahora, y hasta que desaparezca el último de tu casta, no volveré a aparecerme.» Hasta ahora todavía queda familia y no se ha vuelto a aparecer. Esta leyenda se conoce como la de «La Encantá».

(Andrés Rodríguez Molero [4º de E.S.O. B])

No hay comentarios:

Publicar un comentario